martes, 12 de enero de 2016

EJECUTADO ASESINO SERIAL EN FLORIDA

La última apelación presentada por el reo Oscar Ray Bolin, de 53 años, únicamente le sirvió para vivir cuatro horas más. Su ejecución estaba prevista para las 18 horas del 7 de enero, pero se retrasó hasta las 22 horas, mientras la Corte Suprema de Estados Unidos deliberaba sobre su situación, Bolin esperaba en el corredor de la muerte de la Prisión Estatal de Florida, en Starke.

El 25 de enero de 1986 fue descubierto el cuerpo de Blanche Holley, una joven de 25 años de edad, en unos campos de naranjos. El 5 de noviembre de ese mismo año, desapareció Stephanie Collins, de 17 años en el aparacamiento de una farmacia; un mes después el cadáver de la muchacha fue hallado en un camino rural, curiosamente el mismo día que se encontraba el cuerpo de Teri Lynn Matthews, de 26 años, en el condado de Pasco, y desaparecida en el aparcamiento de una oficina de correos de la ciudad de Tampa. Las tres jóvenes fueron violadas y muertas a puñaladas.
Oscar Ray Bolin
Bolin trabajaba en 1986 como conductor de grúas de auxilio en carretera, vehículo con el cual trasladó a sus víctimas y por el que las huellas de los neumáticos sirvieron como una de las pistas que llevarían a su detención, junto a la sábana con que envolvió el cuerpo de Teri Lynn Matthews, perteneciente al Hospital Saint Joseph de Tampa, centro en el que estuvo ingresado la esposa -por aquel entonces- de Bolin, y que se llevó dicha sábana como recuerdo de su estancia en el hospital, debido a una enfermedad. Finalmente, restos biológicos de Bolin fueron determinantes para detenerlo y posteriormente condenarlo.

Su actual esposa, Rosalie Martínez –con la que contrajo matrimonio en la prisión donde se encontraba preso en 1996- fue su principal valedora, convirtiéndose en su más firme defensora en las diversas apelaciones y otros tantos juicios que se celebraron y condenaron a Bolin a la pena capital, ejecutándose el 7 de enero a las 22 horas, mediante inyección letal, certificándose su muerte 16 minutos después.



No hay comentarios:

Publicar un comentario