martes, 22 de diciembre de 2015

GUILLERMO ÁLVAREZ: ‘EL CONCHETO’

El asesino en serie Guillermo Álvarez, alias ‘el Concheto’ o ‘el karateka’, condenado por dar muerte a cuatro personas, salió en libertad el pasado 18 de diciembre de 2015, beneficiándose de la ley llamada “2 por 1”, la cual contempla el cómputo diario de un preso que se encuentra en situación de prisión preventiva, como si fueran dos. El 20 de noviembre de 2015, otro asesino serial, César Humberto Ghirardi, salió en libertad al acogerse a este nuevo precepto en el código penal argentino.

Durante la noche y madrugada del 27 al 28 de julio de 1996 en Buenos Aires, ‘el Concheto’ mató al empresario Bernardo Loitegui en la puerta de su domicilio para robarle el coche. Horas después, atracaba el pub Company, matando a una chica y a un policía. En noviembre de 1998, mientras se encontraba en situación de prisión preventiva, asesinó a otro recluso durante una pelea. El 28 de octubre de 1999, los tribunales que le juzgaron unificaron las penas, en las que se incluyen dos intentos de fuga, y fue condenado a reclusión perpetua, con un máximo de 25 años.

Guillermo Álvarez
Foto: El Once 
Guillermo Álvarez pertenece a una familia de clase media-alta. Ya en su infancia creció como un niño problemático, expulsado varias veces del colegio y el instituto. Sus vecinos lo recuerdan matando a los gatos en la calle con un rifle de aire comprimido. Fue el líder de una banda, los “chicos bien”, que se dedicaban al robo. Más tarde asaltaban domicilios y se hacían con joyas, relojes y otros objetos de valor, además de vehículos de alta gama. También asaltaba restaurantes, donde primero entraba él, se hacía pasar por cliente y observaba. Si le parecía adecuada contacataba con sus cómplices y o atracaban. En tan solo dos años, cuando ‘el Concheto’ contaba entre 16 y 18 años, cometió numerosos robos, atracas y los asesinatos, emulando a su ídolo y también asesino en serie, Carlos Robledo Puch.



No hay comentarios:

Publicar un comentario