miércoles, 23 de diciembre de 2015

EL INCIDENTE DEL USS PUEBLO

El buque espía USS Pueblo zarpó de la base naval japonesa Yokosuka con rumbo a la base de Sasebo, el 5 de enero de 1968, y de ahí se dirigió al estrecho de Tsushima, donde tenía la misión de recabar información acerca de las ubicaciones de radares en tierra norcoreanas, de su potencial naval bélico y además de realizar un seguimiento de las naves soviéticas que se encontraran en aguas coreanas.

El 23 de enero de ese mismo año, el buque estadounidense fue interceptado por un cazasubmarinos norcoreano a unos 24’8 km al sudeste de la isla de Mayang-do, quien dio la orden de identificarse. El navío izó la bandera estadounidense. El cazasubmarinos le ordenó detenerse, pero el USS pueblo realizó maniobras de evasión, respondiendo los norcoreanos con disparos, destruyendo el mástil del radar y el puente. Además hirieron a tres miembros de la tripulación, incluido el comandante. Uno de ellos murió posteriormente. Cuatro lanchas torpederas rodearon al buque y por aire dos cazas Mig se añadieron a la flota de interceptación. El comandante, viéndose cercado ordenó la destrucción de toda la documentación clasificada y los equipos electrónicos, aunque solamente pudieron destruir una pequeña parte. Envió un mensaje de emergencia por radio a la Flota del Pacífico pero llegaron tarde. El comandante del navió americano insistió en que se encontraban en aguas internacionales pero las autoridades norcoreanas aseguraban que no era así.

Hasta el 28 de enero no hubo una confirmación oficial de que el USS Pueblo estaba en manos de Corea del Norte. En principio, se pensó que la captura del buque había sido organizada por la Unión Soviética, pero luego se supo que los únicos responsables fueron los norcoreanos y que este hecho no fue aprobado por sus aliados, erosionando las relaciones.
El USS Pueblo en octubre de 2013
Foto: Clay Gilliland https://www.flickr.com/photos/26781577@N07/12209043723

El barco de guerra se encontraba custodiado en el puerto de Wonsan. La tripulación pasó hambre y fueron torturados. Las negociaciones para la devolución de la tripulación duraron 11 meses. Así, las exigencias norcoreanas eran que “los Estados Unidos deben admitir que el USS Pueblo entró en aguas de Corea del Norte, deben pedir disculpas por su intrusión y deben garantizarle a la República Democrática Popular de Corea del Nort que esto no volverá a ocurrir”. Después del largo tira y afloja el General Woodward, máximo responsable de las negociaciones, aceptó firmar la petición norcoreana, por lo que los 82 tripulantes más el fallecido, fueron puestos en libertad el mismo día de la firma, el 23 de diciembre de 1968. En cambio, el USS Pueblo a día de hoy no ha sido devuelto a los Estados Unidos, encontrándose actualmente expuesto como pieza de museo para las visitas turísticas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario