lunes, 16 de noviembre de 2015

GILLES DE RAIS (BARBA AZUL)

No se sabe con certeza la fecha de su nacimiento. Se sitúa entre 1404 y 1405, en el castillo de Champtocé, Anjou (Francia), en el seno de una familia noble.

Debido a la prematura muerte de sus padres, fue criado junto a su hermano por su abuelo materno, quien influyó enormemente en la personalidad de Rais, puesto que era un hombre violento y sádico, que le inculcó a obtener placer a través de cometer actos crueles.

En su juventud se alistó en el ejército y dejó su impronta como un gran soldado. Dio rienda suelta a su agresividad y personalidad psicopática, mostrándose como un cruel luchador. Era admirado por sus compañeros de batalla quienes afirmaron que parecía poseído por los demonios cuando luchaba.

Se hizo famoso en varias batallas enmarcadas en la Guerra de los Cien Años, donde conoció en 1429 a Juana de Arco, de la que quedó prendado por su belleza, valentía y gran personalidad.

Rais se fue haciendo cada vez más poderoso y a los 25 años de edad le ascendieron a mariscal, por lo que ganó una gran fortuna, tanto monetaria como inmobiliaria. Sin embargo, tras la captura y posterior muerte de la heroína francesa, cayó en una profunda depresión y se encerró en su castillo. Pero lejos de sumirse en el abatimiento, se convirtió en una auténtica bestia, asesinando y abusando sexualmente de numerosos niños y niñas y adolescentes de entre 7 y 20 años de edad.
Gilles de Rais.
Retrato de Éloi Firmin Féron (1835)
Los captaba mediante engaños. También los mendigos que acudían a sus propiedades para pedir limosnas. Varios de sus sirvientes fueron cómplices de violación y asesinato. Se servían de un cuarto especialmente preparado para torturar y asesinar a las víctimas. Decapitó y abrió en canal a muchos infantes. A veces reía después de matarlos, otras veces lloraba de arrepentimiento

Debido a la ausencia de niños en la comarca, tuvieron que secuestrarlos cada vez más lejos, comenzando a recaer sobre él la sospecha de las desapariciones. A la vez, despilfarraba toda su fortuna en fiestas y orgías, por lo que tuvo que vender algunos de sus castillos. Cabe mencionar que la fortuna de Rais era muy codiciada y dado que él se mostraba cada vez más extravagante, su hermano René ganó algunos pleitos en los que consiguió algunas de sus propiedades, lo que le produjo el temor de que al final, le quitaran el castillo de Machecoul, uno de los que utilizó para cometer los horrendos crímenes y donde albergaba numerosos restos. A modo de venganza, decidió secuestar a un sacerdote mientras celebraba una misa en St. Etienne. Dicho eclesiástico era hermano del duque de Bretaña, quien le presionaba para deshacerse de sus propiedades.

Una vez detenido, y mediante tortura, Rais confesó el asesinato de 800 infantes -probándose 150 crímenes en total-. Fue juzgado y condenado a la horca por asesinato, sodomía, herejía y secuestro, ejecutándose la sentencia el 26 de octubre de 1440 en Nantes.

La historia de Gilles de Rais sirvió de inspiración a Charles Perrault para escribir el popular cuento “Barba Azul”, y al que se apodó después de su publicación.



No hay comentarios:

Publicar un comentario