sábado, 17 de octubre de 2015

EL CRIMEN DE EVA BLANCO: CASO CERRADO

Eva Blanco Puig, de 16 años de edad murió asesinada la madrugada del domingo 20 de abril de 1997 en la población madrileña de Algete, mientras regresaba a casa después de pasar la noche con sus amigas en una discoteca. El cuerpo de la chica fue encontrado horas después en la cuneta de una carretera secundaria aun por estrenar. Fue agredida sexualmente y asesinada por numerosas puñaladas. El martes 22 de abril fue enterrada y a su funeral asistieron unas 2.000 personas.

El caso cumplió su mayoría de edad este año sin que fuera hallado el autor del crimen, aunque la Guardia Civil nunca lo abandonó. Durante todo este tiempo fueron recavando con perseverancia, información. Unas 100 líneas de investigación se llevaron a cabo. Los medios de colaboración colaboraron en algunas ocasiones, también el testimonio de ciudadanos anónimos pusieron su granito de arena aunque la gran triunfadora, una vez más fue la bendita genética forense. Más de 2.000 personas del municipio de la víctima se ofrecieron voluntarias para someterse a las pruebas de ADN, aunque el juez que llevaba el caso lo denegó. Hace poco se permitió realizar dicha prueba y se sometieron unos cientos de hombres de Algete. Las investigaciones determinaron que los restos biológicos hallados en la ropa interior de la joven, correspondían al perfil genético de un hombre del norte de África. Entonces, la Guardia Civil acudió al censo de aquella época, poniendo el punto de mira sobre 200 norteafricanos. Así encontraron a un hombre que coincidía en un alto grado con el perfil genético de las muestras encontradas. Era el hermano del hombre que buscaban.


LA DETENCIÓN DEL ACUSADO

El pasado 1 de octubre se procedió a la detención del español de origen marroquí Ahmed Chehl, de 52 años de edad en la localidad francesa de Pierrefontaine Les Varans. El acusado marchó a Francia en 1999. Para localizarlo fue vital la colaboración de la Gendarmería francesa con la Guardia Civil. La Corte de Apelación de Besançon hizo efectiva la entrega del imputado, previa requisitoria por los cauces legales europeos de detención y entrega ordenado por el juzgado de instrucción núm. 4 de Torrejón de Ardoz. Tras su arresto, Chehl negó haber violado y matado a la joven y que dos individuos le obligaron a eyacular sobre el cuerpo de Eva Blanco. Una vez encerrado en los calabozos de la comisaría de Besançon, intentó suicidarse. Lo único cierto, es que esa noche maldita para Eva, se topó a Ahmed y después su futuro se acabó.

Finalmente, se ejecutó la orden de extradición. Una vez en España, el presunto violador y asesino se sometió voluntariamente a las pruebas de ADN, que determinaron que los restos biológicos hallados en la ropa de Eva Blanco coinciden con el perfil genético del acusado, por lo que se le imputan los delitos de agresión sexual, detención ilegal y asesinato, poniendo fin a una gran investigación de la Guardia Civil, resolviendo un crimen que hubiera prescrito en apenas un año y medio.

EL SUICIDIO DE AHMED

Poco después de que la jueza diera a conocer el auto de procesamiento del encausado, por el que existían restos biológicos de Ahmed Chehl en la vagina, boca y ropa interior de Eva Blanco que lo inculpaban, y que daba un plazo de 24 horas para que depositara 200.000 euros de fianza, o de lo contrario serían embargados sus bienes, el único imputado por la violación y muerte de la joven se suicidaría ahorcándose en su celda con los cordones de sus zapatillas, el 29 de enero de 2016.

CASO CERRADO

La juez titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Torrejón de Ardoz, dio carpetazo al caso el 15 de febrero de 2015 y lo archivó definitivamente tras recibir el certificado de defunción de Ahmed Chehl, y por tanto proceder a la extinción de la responsabilidad criminal del único imputado por el crimen de Eva Blanco.





Fuentes:
La Vanguardia. Ediciones del 22 de abril de 1997 (pág. 29) y 23 de abril (pág 35).
http://ccaa.elpais.com/ccaa/2016/02/15/madrid/1455560700_589926.html



No hay comentarios:

Publicar un comentario