jueves, 8 de octubre de 2015

EL CRIMEN DEL ARCHIDUQUE FRANCISCO FERNANDO (EL ATENTADO DE SARAJEVO)

En los primeros años del siglo XX Europa vivía en plena ebullición. Las potencias del viejo continente competían por ser la militarmente más fuerte, la económicamente más próspera y la territorialmente más grande. El colonialismo vivía su momento más álgido, y todos estaban preparados para iniciar una guerra que más pronto que tarde llegaría.

La gota que colmó el vaso fue el asesinato del heredero al trono del Imperio austrohúngaro, una de las grandes potencias europeas de la época. Así, el 28 de junio de 1914 por la mañana el archiduque Francisco Fernando, haciendo caso omiso a los rumores de que podría ser víctima de un atentado, se paseó junto a su mujer y su séquito por las calles de Sarajevo, con un coche descapotable, previo aviso público del itinerario que iban a seguir.
El archiduque y su esposa Sofía, en un momento del recorrido
por las calles de Sarajevo
La preparación del asesinato

El Imperio Austrohúngaro se anexionó Bosnia y Herzegovina en 1908, donde la gran mayoría de la población era de origen serbio. Por otro lado, el Reino de Serbia, que estaba incorporando diversos territorios de la zona balcánica, vio como una ofensa la integración de Bosnia al imperio centro europeo, ya que aspiraban a hacerse dicho territorio al reino próximamente, por lo que no era de extrañar que los servicios secretos serbios conspiraran conjuntamente con enlaces serbobosnios contra los intereses austrohúngaros.

La organización secreta Mano Negra urdió y planificó el plan en mayo de 1914, una vez se conoció la visita un mes después iba a realizar el archiduque Francisco en Sarajevo. Para ello entrenaron a seis jóvenes serbios del grupo armado Joven Bosnia, haciéndoles entrega de pistolas y bombas, además de cápsulas de cianuro, que debían tomar para suicidarse si les detenían después de cometer el atentado. Como se sabía de antemano por dónde iba a pasar la comitiva y asegurar que se cumpliese el objetivo se formarían tres parejas, ubicándose en un punto distinto del recorrido, así si unos fallaban, los siguientes tendrían la oportunidad de finalizar la misión con éxito.

El atentado

El día 28 de junio de 1914, a las 9 de la mañana los seis coches que formaban la comitiva iniciaron el recorrido por las calles de Sarajevo. A las 10 aproximadamente, llegaron al punto donde se encontraba la primera pareja de terroristas. Al primero, Mehmedbasic le dominaron los nervios y no lanzó la bomba a tiempo, y al segundo –Cubrilovic- le pudo el miedo quedándose inmóvil. A las 10:10 los vehículos pasaron junto al lugar donde aguardaba la segunda pareja de terroristas. Cabrinovic lanzó la bomba que portaba pero no respetó los diez segundos que debía esperar para que el artefacto estallara, por lo que rebotó en la capota abierta del vehículo donde iba el archiduque e hizo explosión debajo del coche que le seguía, causando 20 heridos. Seguidamente, Cabrinovic se tomó la píldora –que no hizo efecto por estar el cianuro caducado- y acto seguido se tiró al río Miljacka –que tenía apenas unos pocos centímetros de profundidad- llevándose un buen golpe. Después fue detenido y golpeado por la multitud antes de llegar a comisaría.

La comitiva marchó a toda prisa hacia el ayuntamiento -donde el archiduque debía pronunciar un discurso, y lo hizo- por lo que los siguientes terroristas no pudieron actuar. Lejos de cancelar todos los actos, al archiduque no se le ocurrió nada mejor que ir a visitar a los heridos al hospital. Decidieron cambiar de ruta, informando de ello a todos los componentes de la comitiva, excepto a los chóferes. Cuando se dieron cuenta del error, avisaron a los conductores. Mientras el chófer del vehículo que llevaba al archiduque maniobraba para tomar otra dirección, el terrorista Gavrilo Princip se econtraba en el interior de un café situado en la misma calle por donde circulaba la comitiva. Mientras, afligido por el fracaso obtenido, vio la escena y decidió aprovechar la última oportunidad que el destino le había brindado. Se dirigió al vehículo, cerró los ojos y disparó dos veces, a unos cinco metros del archiduque. La casualidad hizo que le hiriera de muerte a él y a su esposa. Minutos después ambos fallecían.

El archiduque y su esposa abandonan el Ayuntamiento de Sarajevo.
Cinco minutos después serían asesinados.
Rápidamente, Princip se tomó la píldora de cianuro al mismo tiempo que se colocaba la pistola en la sien, pero no le dio tiempo a apretar el gatillo, puesto que una multitud de personas se le echó encima.

Consecuencias

Todos los que participaran directa o indirectamente en la perpetración del atentado, fueron detenidos y juzgados en el Juicio de Sarajevo, en octubre de 1914. Algunos fueron condenados a muerte, a otros se les conmutó por pena de prisión. A los menores de 20 años se les condenó a una pena no superior a 20 años, como fue el caso del ejecutor, que aunque se albergaba la duda sobre su edad, se estableció en menor de 20.
Gavrilo Princip.
Prisión de Terezin (octubre 1914)
 El 28 de abril de 1918, Gavrilo Princip moría en la clínica de Terezin, víctima de tuberculosis, a seis meses del fin de la Primera Guerra Mundial, guerra que él provocó.


No hay comentarios:

Publicar un comentario