viernes, 25 de septiembre de 2015

PHOOLAN DEVI: LA REINA DE LOS BANDIDOS

“Lo que no te mata te hace más fuerte”, reza el dicho y muy bien se le puede aplicar a Phoolan Devi, heroína o villana, querida y odiada a partes iguales por la sociedad hindú. Nacida en 1963 en una aldea de la región de Uttar Pradesh, en la India, en el seno de una familia pobre, de la casta mallah, de las más bajas del país.

Cuando apenas tenía 11 años fue obligada a casarse con un hombre que le triplicaba en edad, que abusó y maltrató de ella continuamente, hasta que pudo huir y retornar a casa de sus padres. Éstos, lejos de aceptarla, la repudiaron y denunciaron por robo a la policía. Una vez detenida fue violada y torturada por los policías en la cárcel. Cuando fue puesta en libertad, Phoolan sobrevivió robando, hasta que fue acogida por una banda de bandoleros y salvada mientras estaba a punto de ser violada de nuevo, gracias a la intervención del líder de la cuadrilla, Vikram –que pertenecía también a la casta de los mallah-, con el que se casaría poco después. Se integró rápidamente en el grupo, y con él pudo culminar su venganza al atacar la aldea de su exmarido, al que mató y exhibió su cadáver a los aldeanos.

El grupo al que pertenecía Phoolan se les denomina en la India dacoits, que se podría traducir como bandoleros. Se dedicaban a asaltar aldeas dominadas por terratenientes. Robaban para sobrevivir, repartiéndose el botín entre sus miembros. Devi se fue haciendo un hueco en el grupo, hasta que entraron nuevos integrantes de castas superiores. Los conflictos no tardaron en surgir y resolviéndose las pugnas con el asesinato de Vikram. Tras ello, Devi fue nuevamente secuestrada y violada, hasta que pudo escapar. Poco tiempo después, Devi consiguió organizar y liderar su propia banda, pero esta vez con miembros de su casta.

La masacre de Behmai

Phoolan se hizo famosa tras el asalto a la aldea de Behmai en febrero de 1981, conocido como la masacre de Behmai, donde Phoolan reconoció a dos miembros de la anterior banda que abusaron de ella y asesinaron a su marido. Los dos hombres pertenecían a la casta de los tahkur, por lo que fueron fusilados junto a otros veinte de la aldea que pertenecían a dicha casta, al parecer por orden de Devi.

El suceso indignó a la opinión pública de la India, hasta tal punto que el gobernador del estado de Uttar Pradesh dimitió. Se desplegó un enorme dispositivo policial para capturar a Devi y su banda. Se puso precio por la cabeza de Phoolan -100.000 rupias-, a la que se denominó como ‘la reina de los bandidos’.

La persecución duró dos años, sin que pudieran dar con ella, inclusó llegó a interceder la primera ministra, Indira Gandhi.
La banda de Devi se encontraba mermada, debido al fallecimiento de varios de sus miembros y la propia Phoolan se encontraba enferma, por lo que decidió entregarse, no sin presentar antes ciertas condiciones:
-          Solamente se entregaría a la policía del estado de Madhya Pradesh, y no a la de Uttar Pradesh y lo haría delante de una foto de Mahatma Gandhi y la diosa hindú Durga.
-          Ningún miembro de su banda ni ella, serían condenados a muerte. Como máximo a una pena de ocho años de prisión.
-          Se le daría a ella una parcela de tierra.
-          Su familia sería escoltada hasta el momento de la entrega a las autoridades.

Detención

En febrero de 1983, Phoolan Devi se entregó junto a los miembros de su banda en la ciudad del estado de Madhya Pradesh, dejando su rifle ante los retratos de Mahatma Gandhi y la diosa Durga, tal y como se acordó. Más de 10.000 mil personas y 300 policías se congregaron en el lugar.

Se la acusó de 48 delitos, entre ellos de bandolerismo y secuestro. No se la pudo acusar de la matanza de Behmai ya que no sobrevivió ninguna de las víctimas y declararse ella inocente de las muertes.

Devi pasó 11 años en prisión, sin ser juzgada. En 1994 salió en libertad gracias a un indulto ya que el gobierno de Uttar Pradesh retiró todos los cargos que obraban en su contra, convirtiéndose su liberación en un tema muy polémico y controvertido en la India.

Vida política y muerte

Dos años después de su liberación, salió elegida como diputada en el partido político que lideraba el gobierno de Uttar Pradesh y que retiró los cargos contra ella estando en prisión, el Partido Samajwadi, de ideología socialista, por el municipio de Mirzapur, en el periodo de 1996-98. En 1998 se ausentó de la política por un año -estando incluso nominada para el Premio Nobel de la Paz-, renovando su escaño en 1999.

El 25 de julio de 2001, cuando se disponía a entrar en su domicilio, fue asesinada a tiros por tres pistoleros enmascarados. Sher Singh Rana se entregó poco después a la policía confesando ser el asesino y declarando haber cometido el crimen como venganza por la masacre de Behmai.

El 14 de agosto de 2014, Sher Singh Rana fue condenado a cadena perpetua, aunque el caso no estuvo exento de polémica, ya que los demás acusados y presuntos coautores del asesinato de Phoolan Devi, fueron absueltos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario