jueves, 3 de septiembre de 2015

LA GUERRA MÁS CORTA DE LA HISTORIA

El 27 de agosto de 1896, tuvo lugar la guerra más corta de la historia. Ocurrió en Zanzíbar (actualmente una región autónoma de Tanzania), que en aquel entonces era un protectorado del Imperio Británico, gobernado por el sultán Hamad ibn Thuwaini, que moriría repentinamente el 25 de agosto, seguramente envenenado por su primo Sayyid Khalid ibn Barghash Al-Busaid, el cual se autoproclamaría como nuevo sultán ante la oposición de los británicos, ya que para acceder al trono de Zanzíbar se requería el consentimiento del cónsul británico, tal y como se acordó en un tratado firmado en 1886.
            Khalid se atrincheró en el palacio de Stone Town, el mismo 25 de agosto con tres mil soldados. Un contingente de la Marina Real Británica se apostó en la costa. Los británicos dieron la oportunidad de rendirse a Khalid, ultimátum que vencía a las 9:00 AM de aquel 27 de agosto, rendición que no se produjo. Así, dos minutos después, el ejército del Imperio Británico (el más poderoso del mundo en aquella época) abrió fuego sobre las defensas del palacio. A las 9:40 de la mañana finalizó la guerra relámpago con 500 bajas zanzibaríes y tan sólo un soldado británico herido.
Palacio de Stone Town destruido tras los bombardeos

            Durante los bombardeos, Khalid huyó del palacio y se refugió en el consulado alemán de Zanzíbar, otorgándole asilo político en el África Oriental Alemana.
            Así a día de hoy, la Guerra británico-zanzibariana consta en los anales de la historia como la guerra más corta, con una duración de 38 minutos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario