miércoles, 30 de septiembre de 2015

GESCHE GOTTFRIED: EL ÁNGEL DE BREMEN

Nacida el 6 de marzo de 1785 en Bremen, en el seno de una familia humilde, Gresche Timm fue una asesina en serie, matando a 15 personas entre 1813 y 1827, las 8 primeras de su entorno familiar y las 7 últimas de su círculo de amistades. Para dar fin a sus vidas utilizó un raticida llamado Mäusebutter en alemán, traducido al español como “grasa de ratas”, que consistían en pequeñas hojas de grasa animal impregnadas en arsénico que mezclaba en las comidas de sus víctimas.

Su primer esposo, Johann Miltenberg fue la primera víctima. El motivo podría haber sido por despilfarrar la herencia que había recibido de su padre, siendo el principal medio de sustento de la familia. Al poco de morir su marido, Gesche conoció al que sería su segundo marido y del que tomaría el apellido, Michael Gottfried. Para tener el camino más fácil, quitó de en medio a todas aquellas personas que le estorbaban: el 2 de mayo de 1815, mata a su madre Gesche Timm –que junto a su marido, no estaban de acuerdo con aquella relación-; el 10 de mayo de 1815 a su tercera hija Johanna, de 3 años; a su primera hija Adelaida, de 6 años, el 18 de mayo de 1815; a su padre, Johann Timm, el 28 de junio de 1815; a Heinrich, su segundo hijo, el 22 de setiembre de 1815.
Retrato de Gesche Gottfried.
Autor: Rudolf Friedrich Suhrlandt
La siguiente víctima fue su propio hermano, Johann Timm, que tras regresar de la guerra en 1816, quería cobrar parte de la herencia de sus padres. Lo envenenó tras echarle el matarratas en un plato de marisco. Murió el 1 de junio de 1816. Un año después mató a su segundo marido, Michael, seguramente para heredar sus bienes. Tras este asesinato, siguieron otros siete, amigos y vecinos serían los elegidos.

Nadie sospechó de ella hasta ese momento, ya que Gesche gozaba de muy buena reputación entre sus allegados. Se mostraba muy cordial con sus amigos, vecinos y familiares, acrecentándose aún más su buena fama cuando se ofreció a cuidar a las personas que ella misma envenenó y que enfermaban al poco tiempo, estando junto a ellas hasta el último aliento de vida, por lo que se la empezó a llamar “el ángel de Bremen”. Pero los rumores comenzaron a surgir entre la población, y su suerte cambió cuando su doceaba víctima, Wilhelmine Rumpff empezó a enfermar después de haber consumido un plato cocinado por Gesche, por lo que sugirió a su médico de confianza, el Dr. Luce que examinara unos gránulos de color blanco que había observado en la comida que le había preparado la asesina. El médico, que ya había tratado a otras víctimas de Gesche cuando enfermaron, determinó que la sustancia era arsénico, por lo que avisó a las autoridades.

Detención y ejecución

La señora Rumpff murió el 22 de diciembre de 1826, y Gesche no fue detenida hasta el mes de marzo de 1828. Para entonces ya había matado a tres personas más, la última en Hannover. Fue condenada a muerte y ejecutada en la guillotina, el 21 de abril de 1831, siendo Gesche Gottfried la última persona ejecutada en la ciudad de Bremen. De su rostro se hizo un molde de cera para estudiar los rasgos faciales, ya que en aquella época estaba muy en boga el fenómeno de la frenología, es decir, el estudio de las morfologías faciales y craneales, las cuales se creían que determinaban las conductas criminales.
Máscara mortuoria de Gesche.
Fotografía: Jürgen Howaldt
No se sabe con certeza cuáles fueron los motivos que empujaron a Gesche a cometer los últimos crímenes. Algunas teorías apuntan a motivos financieros, pero las víctimas no disponían de grandes cantidades de dinero. Otra causa podría ser que, tras asesinar a sus familiares se sintiera poderosa, creyéndose estar por encima de la vida y la muerte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario