martes, 11 de agosto de 2015

JAIME CÁRDENAS: EL ‘BILLY EL NIÑO’ BOLIVIANO

“El Jimmy” es el apodo de Jaime Benjamín Cárdenas Pardo, uno de los peores asesinos en serie que ha visto Bolivia en su historia.
            Nació un 9 de abril de 1987. Hijo de una familia desestructurada, de padres divorciados con poca preocupación por sus nueve hijos, a la edad de 13 años ya consumía alcohol, drogas y delinquía para llamar la atención de sus progenitores, y que además lo haría de toda la sociedad boliviana.
            A los 17 años mató a su primera víctima por resistirse a ser robado. Confesó el crimen pero al ser menor de edad salió en libertad a las pocas semanas, reforzando aún más su inclinación hacia el delito y sintiéndose impune.
            Poco después conoció a un expolicía corrupto, Ever Albis Vera, con el que violaron y mataron a dos jóvenes universitarias. Tras su asesinato el novio de una de ellas, un empresario que se dedicaba a la compra-venta de coches de lujo se vengó contratando a unos sicarios para acabar con la vida del pequeño hijo de “El Jimmy”.
            Para desahogarse, y según su propia versión, asesinó a 15 hombres en los alrededores de la ciudad de Sucre.
            En diversas ocasiones fue detenido, aunque con el dinero que conseguía por cometer crímenes por encargo, le sirvió para sobornar a policías que le dejaban en libertad.
            Fue detenido una vez más después de acabar con la vida de un ciudadano peruano y condenado a 30 años de prisión por acabar con la vida de 30 personas (según su confesión).
            Se fugó del penal de San Roque, en Sucre, el 30 de marzo de 2012 y se inició una gran operación policial de búsqueda y captura, haciendo incluso un llamamiento internacional vía interpol porque creían los investigadores que podría haber abandonado el país. Sin embargo, fue detenido finalmente, el 3 de mayo de 2012, y hasta la fecha sigue recluido.



 Fuente: peru.com/actualidad/historias-de-crimenes/jaime-cardenas-historia-asesino-universitarias-noticia-293679

No hay comentarios:

Publicar un comentario