miércoles, 29 de julio de 2015

JOAN VILA: EL ASESINO DE ANCIANOS DE OLOT

Paquita Gironés, una anciana de 85 años ingresó en el hospital de la pequeña ciudad española de Olot en estado muy grave, la madrugada del 17 de octubre de 2010. Horas después moría a causa de una ingesta de lejía. A la mañana siguiente fue detenido el auxiliar del geriátrico donde residía la víctima, Joan Vila, como presunto autor de la muerte de la anciana. El 30 de noviembre, Vila declaró ante el juez y se autoinculpó de la muerte de la octogenaria y además confesó haber matado a  10 ancianos más durante 15 meses. A 6 ancianos los mató con una mezcla de sedantes, a 3 con una ingesta de lejía y otras 2 víctimas asesinadas por una sobredosis de insulina. El asesino declaró haber dado muerte a los ancianos “por amor” y para que dejaran de sufrir.
            Nadie de su entorno podía presagiar que ese auxiliar de geriatría de 47 años de edad que era tan cordial y bondadoso con todo el mundo, y en especial con los ancianos y ancianas que cuidaba, era en realidad un ángel exterminador.
            Joan Vila llevaba años en tratamiento psiquiátrico. Se angustiaba con frecuencia, sufría crisis de pánico, poseía una baja autoestima y un temblor de manos que le obsesionaba.
            Los informes periciales psiquiátricos indicaron que se trata de un tipo “con inmadurez emocional, carente de empatía, introvertido, obsesivo con pocas habilidades sociales e interpersonales” y “un maniático del orden”.
            Joan Vila Dilmé fue condenado a un total de 127 años y medio de prisión por las 11 muertes, cometidas entre agosto de 2009 y octubre de 2010, aunque cumplirá un total de 40 años, como señala el límite legal establecido.





No hay comentarios:

Publicar un comentario