domingo, 28 de junio de 2015

LA BATALLA QUE VIO NACER AL CROISSANT

Los días 11 y 12 de setiembre de 1683 se libró una batalla crucial en las afueras de Viena. Una coalición formada por el Sacro Imperio Romano Germánico y la Mancomunidad de Polonia-Lituania se unieron contra las tropas del Imperio Otomano y frenar así su feroz expansión por Europa.
            El emperador austriaco Leopoldo I se vio en la obligación de pedir ayuda al Papa y éste organizó un ejército.
            La dura batalla se libró en las trincheras de los campamentos otomanos, que se confiaron y no se prepararon adecuadamente para la contienda, además de que eran inferior en número. En pocas horas diez mil soldados del ejército invasor fueron aniquilados obligando al resto a huir.
            Cuenta la tradición que en honor a esta victoria los panaderos del lugar desarrollaron un bollo llamado Halbmond como burla a la media luna de la bandera otomana, lo que hoy conocemos como croissant.



            

viernes, 19 de junio de 2015

PAUL BERNARDO Y KARLA HOMOLKA: "LOS SÁDICOS BARBIE Y KEN"

Paul Bernardo era en apariencia el chico que a toda madre querría para su hija: guapo, atlético y con un futuro profesional prometedor.
Karla Homolka no se quedaba atrás: atractiva, buena estudiante, educada y sin ninguna mala actitud que reprochar.
Los dos jóvenes canadienses se conocieron en 1987 en la ciudad de Toronto y rápidamente iniciaron una relación. Karla se enamoró perdidademente de él, amor que se convirtió en obsesión y totalmente dependiente de él.
Paul controla la vida de Karla: cómo debe vestirse, qué debe comer, cómo comportarse. Además la golpea constantemente. Para acabar de comprobar su fidelidad le hace una confesión: él es un agresor sexual, pero a ella no le importa. Comienza entonces una horrible caza de raptos, violaciones que en cuatro ocasiones acaban en muerte.
En 1990, Paul le pide a Karla que le proporcione una chica virgen, aunque ésta debe ser su hermana Tammy, de quince años, con la que estaba obsesionado. Ella acepta.  En la vísperas de Navidad, emborrachan y drogan a la menor, y cuando se encuentra inconsciente la agreden sexualmente. Tammy Homolka fallece tras ahogarse en su propio vómito. Para ocultar lo sucedido la visten y tras ello llaman a los servicios sanitarios de emergencia, que no descubren lo sucedido y certifican la muerte como accidental.
El 29 de junio de 1991, mientras “Ken y Barbie” (como eran conocidos simpáticamente por sus amigos y familiares) contraen matrimonio, unos pescadores encuentran en el lago Gibson una pierna y parte de un torso humano, pertenecientes a una adolescente de apenas quince años, que Paul y Karla raptaron y secuestraron dos semanas antes de la boda, agrediéndola sexualmente y asesinándola después, para después descuartizarla y arrojar los restos a dicho lago.
El 16 de abril de 1992, la pareja de criminales raptaron a una joven en el aparcamiento público de una iglesia. Durante tres días la estuvieron sometiendo, y al igual que la anterior víctima, la asesinaron, arrojando el cuerpo en una zona boscosa.
Los malos tratos que recibía Karla de su marido fueron en aumento, hasta que en 1993 y después de una fuerte paliza, denunció a su marido, confesando los crímenes y violaciones cometidos.
Karla Homolka era vista como una víctima más de Paul Bernardo, y su confesión sirvió como atenunante, aunque unas cintas de vídeo que contenían grabaciones de la pareja agrediendo sexualmente, torturando y asesinando a algunas de las víctimas revelaran lo contrario; sorprendentemente la condena para ella fue de tan sólo doce años de prisión.
En la actualidad, Paul Bernardo cumple cadena perpetua en la prisión de Kingston, Ontario. Además de los crímenes perpetrados con Karla Homolka, violó a diversas adolescentes entre 1987 y 1988, por lo que era conocido como “el violador de Scarabough”, del que no se supo la identidad hasta la fecha de su detención.
Karla Homolka cumplió condena hasta el año 2005. Cambió su nombre por el de Leanne Bordelais y actualmente vive en la isla antillana de Guadalupe, con su actual esposo Thierry Bordelais y los tres hijos de ambos.




martes, 9 de junio de 2015

ANNA MARIA ZWANZIGER: LA ENVENENADORA DE BAVARIA

Nacida en Nuremberg, perteneciente al Reino de Bavaria por aquel entonces, en 1760, la infancia marcó el destino y el carácter de la pequeña Anna. A los cinco años de edad, en 1765, se quedó huérfana y vivió hasta los diez con diversos parientes. Luego su tutela pasó a manos de una familia adinerada y recibió una buena educación pero a los quince años de edad su tutor la obligó a casarse con un abogado alcohólico, con el que tuvo dos hijos.
            En 1796 Anna enviudó y tuvo que ganarse la vida como tejedora, aunque ella anhelaba encontrar a un hombre adinerado con quien casarse.
            Su suerte pareció cambiar el 5 de marzo de 1808 cuando encontró un empleo como ama de llaves en la ciudad bávara de Peignitz, en la casa de un juez, Wolfgang Glaser, recién separado de su mujer. Anna deseaba formar un nuevo hogar, y que mejor ocasión que hacerlo en el lugar donde ofrecería sus servicios como trabajadora doméstica y con un hombre de cierta posición social como un juez. Pero la alegría le duró poco tiempo, ya que Wolfang y Frau Glaser se reconciliaron y ésta volvió al lado de su marido.
            La sra. Glaser enfermó de repente. Empezó a sentirse mal, a sufrir vómitos y diarreas. Apenas un mes después de su regreso al hogar, Frau Glaser fallecería el 26 de agosto de 1808.
            El 25 de setiembre de ese mismo año, Anna dejó de trabajar en la casa de Wolfgan Glaser para hacerlo en la de otro juez, el Sr. Grohmann, en el municipio bávaro de Sanspareil. El hombre era soltero, y seguramente Anna creía que podría llegar a casarse con él, aunque meses después anunció que se casaría. El hombre sufría de gota, muriendo el 8 de mayo de 1809. Su muerte no levantó ningún tipo de sospecha, debido a su enfermedad.
            La señora Gebhard, esposa de otro juez, había oído hablar maravillas de Nannette, como la llamaban familiarmente, por lo cual la contrató, más que nada para que la ayudara en las tareas del hogar, ya que ella se encontraba embarazada. El 13 de mayo de 1809, nació el bebé y tantó él como la madre se encontraban en perfecto estado de salud después del parto. Sin embargo, al cabo de tres días, la señora Gebhard empezó a enfermar, vomitando sin cesar y padeciendo fuertes dolores estomacales. Finalmente, el 20 de mayo falleció. El médico certificó la muerte por causas naturales.
            El 25 de agosto el juez Gebhard invitó a dos amigos a cenar, el señor Beck y el Sr. Alberti, enfermando después de la ingesta.
            El 1 de setiembre, Gebhard y cinco amigos también enfermaron, después de tomar cerveza, servida como no por la fiel Nannette, aunque por fortuna se recuperaron. También el bebé de cinco meses, enfermó luego de tomar leche con galletas, muriendo días después.           
            Los empleados, sospechaban de Anna y ante su insistencia, el juez la despidió como trabajadora, pero ella, el 3 de setiembre decidió hacer unas últimas tareas antes de irse. Tomó la caja donde se almacenaba la sal y  llenó los saleros. La cocinera, Bárbara (que enfermó después de tomar una taza de café) la vio realizando esa tarea, y le resultó extraño, ya que ese trabajo le correspondía a ella.
            Bárbara alertó al juez. Éste ordenó a la policía que tomaran muestras. Los análisis certificaron un alto contenido de arsénico en la sal. Posteriormente, se exhumaron los cuerpos de Frau Glaser, del juez Grohmann, la sra. Gebhard, y su bebé. Las autopsias revelaron que todos los cuerpos contenían restos de arsénico.
            Rápidamente se ordenó la búsqueda y captura de Anna Zwanziger, que fue arrestada poco después y ejecutada por decapitación en el verano de 1811, confesando los crímenes cometidos, aunque sin mostrar arrepentimiento alguno. Sus últimas palabras fueron: “Es mejor para todos que yo muera, ya que para mi sería imposible renunciar al envenenamiento de personas. El arsénico es mi mejor amigo”.

martes, 2 de junio de 2015

JUEGOS DE GUERRA: STANISLAV PETROV, EL HOMBRE QUE SALVÓ AL MUNDO

David, un joven experto informático es aficionado a descifrar códigos secretos vulnerando así los más sofisticados sistemas de seguridad. Accidentalmente se introduce en el Departamento de defensa estadounidense, provocando sin quererlo una guerra nuclear.
Éste es el argumento de una película de ficción, ‘Juegos de guerra’, de 1983. Curiosamente ese mismo año sucedió un hecho muy parecido en el fondo, aunque diferente en las formas.

EL INCIDENTE DEL EQUINOCCIO DE OTOÑO

El 26 de setiembre de 1983 Stanislav Petrov, teniente coronel del ejército soviético se encontraba realizando unos ejercicios rutinarios con los miembros de su equipo, donde entrenaban diversas situaciones del sistema aeroespacial. De pronto, a las 00:15 sonó la alarma en el búnker Serpujov 15, centro de mando de la inteligencia soviética. Al mirar el mapa, el teniente Petrov advirtió que desde una base estadounidense se había lanzado un misil nuclear con destino a la Unión Soviética. El estricto protocolo decía que ante tal situación se debía contraatacar con el mismo armamento que el del agresor, aunque Petrov decidió mantener la calma, los satélites de vigilancia podían equivocarse. Tenía quince minutos para tomar una decisión, mientras tanto un segundo misil apareció en la pantalla, y seguidamente otro, y otro…¡¡hasta cinco misiles habían sido lanzados!! Pero él no actuó en consecuencia, simplemente esperó.
Stanislav Petrov, recogiendo el premio Dresde en febrero de 2013
Autor fotografía: Z.Thomas
No ocurrió nada, todo fue una falsa alarma. Los satélites detectaron los misiles por error, debido a que la Tierra se convirtió en una especie de espejo (un fenómeno poco frecuente) lo que hizo saltar los sensores visuales, y la computadora erró en su descifrado. ¿Por qué decidió Petrov no activar el protocolo de respuesta para contraatacar? La respuesta fue simple: “Nadie empieza una guerra nuclear lanzando sólamente cinco misiles”.
¿Alguien se merece más el Nobel de la Paz?



http://www.youtube.com/watch?v=_HDSQUph4yc