domingo, 14 de diciembre de 2014

MARTHA RENDELL: LA MADRE ENVENENADORA

Martha Rendell nació el 10 de agosto de 1871 en Adelaida (Australia). En su adolescencia fue una chica difícil, promiscua y alcohólica con un carácter muy violento.
            Su pareja fue Thomas Nichols Morris, separado y con tres hijos. Martha se encargaba del hogar y de cuidar de los pequeños de Thomas además de las dos pequeñas que tuvieron en común.
            No era una persona nada querida en el vecindario. Castigaba muy severamente a sus hijas e hijastros. A Annie le propinó tal paliza una vez que estuvo muchos días sin poder caminar. Precisamente Annie murió poco tiempo después, el 28 de julio de 1907, a la edad de 7 años, tras una semana de sufrimiento. El Dr. Cuthbert extendió el certificado médico de defunción. La difteria fue la causa de su muerte.
            Unos meses después moría la pequeña Olive, de 5 años, también después de unos días de terribles dolores. Nuevamente el Dr. Cuthbert declaró como causa de la muerte la difteria.
            Al año exacto de cumplirse la muerte de Olive, el 6 de octubre de 1908, Thomas, el pequeño de los hijos de Thomas Morris, corrió la misma suerte que sus hermanastras y pereció tras varios meses de padecimiento.
            El Dr Cuthbert empezó a sospechar de que las muertes no fueran por causas naturales y pidió una orden judicial para practicar la autopsia de Thomas. Los resultados obtenidos fueron negativos. Nuevamente la causa del fallecimiento fue la difteria.         En Abril de 1909, el hijastro mediano de Martha empezó a quejarse de dolor de garganta, con lo cual su madrastra quiso darle una cucharadita de jarabe. George, sospechando que su hermano y hermanastras no habían muerto de causas naturales, huyó corriendo.
            Los vecinos, extrañados tras la fuga del muchacho, denunciaron su desaparición a la policía.
            Henry Mann, el inspector encargado de la investigación, dio con el paradero de George, que se escondía en casa de su madre. El chico explicó que su madrastra intentó envenenarle con un jarabe, compuesto de sales de frutas, y que su hermano y hermanastras murieron por el mismo procedimiento: tras un fuerte dolor de garganta, Martha les administraba esa solución.
            Henry Mann, solicitó una nueva exhumación de los cadáveres para practicarles la autopsia. Esta vez dieron con la prueba que necesitaban para incriminar a la malvada Martha Rendell. Se encontraron restos de ácido clorhídrico en los cuerpos de los pequeños.
            En el juicio, el testimonio de un vecino fue determinante, ya que declaró haber visto por una ventana de su casa como Martha adiministraba el “jarabe” a Arthur, el hijastro fallecido y como éste gritaba de dolor.
            Sin mostrar ningún signo de arrepentimiento, Martha Rendell fue ahorcada en el patio de la prisión de Fremantle, a las 8 de la mañana del 6 octubre de 1909, siendo la última mujer ejecutada a la horca en Australia Occidental y enterrada en el cementerio de Fremantle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario