viernes, 24 de octubre de 2014

PIETRO ARCAN: EL ASESINO DE POZUELO

            Pozuelo de Alarcón (Madrid), 3:45 de la madrugada del 20 de junio de 2001. Una familia duerme plácidamente en su hogar cuando un individuo asalta la morada con la intención de robar y matar, y no por éste orden. El asaltante trepa por la fachada de la casa hasta acceder al ático de la vivienda ayudado por maceteros y rejas. Una vez dentro desciende por las escaleras y entra en el dormitorio. Al abogado Arturo Castillo le despiertan los pasos de su verdugo que se acerca a él y le dispara con su revólver en el pecho cuando se incorporaba de la cama. Seguidamente el criminal dispara a la esposa de Arturo, y al ver que éste sigue vivo le golpea con la culata del arma en la cabeza y en la cara; descontento con el resultado, le clava un machete en el abdomen, ésta vez sí causándole la muerte. Después se dirige a la habitación de una de las hijas del matrimonio a la cual agrede y tras apuntarle con el revólver le pregunta dónde están el dinero, las joyas y la caja fuerte. El asesino sale unos instantes de la habitación de la chica y regresa con la hermana de ésta, agarrándola con una manor por el cabello y volviendo a preguntar sobre el paradero de los objetos de valor, a lo que las hermanas responden que no lo saben. Una de ellas le dice que en su habitación guarda unos ahorros, con lo que se encaminan los tres hacia el lugar. Después de coger el dinero y el teléfono móvil de la chica, la agrede sexualmente. Seguidamente, las encierra en un armario y huye alertado por unas sirenas, gracias a que la madre de las chicas, que ha sobrevivido, tiene fuerzas para llamar por el teléfono de su habitación a los servicios de emergencia.
            Tras una persecución de efectivos de la Policía nacional y municipal de Pozuelo y un tiroteo, el criminal es detenido.
            A los pocos meses del suceso fueron detenidos Manuel E. L. y Julio R. B. como presuntos colaboradores del asesino.
            En sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid y ratificada posteriormente por el Tribunal Supremo, el asesino Pietro Arcan fue condenado a 75 años de cárcel por asesinato, asesinato en grado de tentativa, homicidio en grado de tentativa en concurso ideal con delito de atentado por disparar contra un policía, agresión sexual, lesiones, tenencia ilícita de armas y allanamiento de morada como medio para cometer un robo con violencia e intimidación. . A Manuel E. L. y Julio R. B. se les condenó a dos años y medio y a cuatro años de prisión respectivamente, por cooperación necesaria en los delitos de robo y allanamiento de morada, si bien ellos no participaron en los hechos, ya que le condujeron al lugar con el vehículo de uno de ellos y se marcharon seguidamente.
            Pietro Arcan es un peligroso criminal, natural de Moldavia, con numerosos antecedentes policiales en España y Rumanía, país que lanzó en su día una orden de busca y captura a través de Interpol, acusado de cometer delitos de idéntica índole que los perpetrados en Pozuelo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario