martes, 13 de junio de 2017

ZHANG YONGMING: EL DESCUARTIZADOR DE YUNNAN

Los gritos de auxilio del joven Jianyuan, alertaron a algunos vecinos de la población de Nanmen que rápidamente acudieron al lugar donde el chico estaba siendo estrangulado con un cinturón por Yongming, un agricultor de la zona. Gracias a la rápida intervención de los lugareños, Jianyuan, de 16 años salvó su vida.

La policía detuvo a Yongming, pero sorprendentemente fue puesto en libertad al poco tiempo, creyendo su versión, el cual dijo que estaba jugando con el chico y que éste era retrasado mental.  Pero faltaba poco para su detención definitiva.

Pese a que durante cinco años fueron denunciadas las desapariciones de numerosos adolescentes en la provincia china de Yunnan, no fue hasta mayo de 2012 que el Ministerio de Seguridad Pública no inició las investigaciones, cuando varios vecinos de Yunnan, avisaron a las autoridades de que Zhang Yogming colgaba unas sospechosas bolsas de plástico en el patio de su vivienda, de las que sobresalían huesos.

Cuando los investigadores llegaron a la casa de Yongming, no daban crédito a lo que encontraron: numerosos restos humanos, entre ellos globos oculares conservados en botellas con alcohol, un secado de carne humana, que posteriormente vendía en el mercado local como carne de avestruz, y otras partes enterradas incineradas y desmembradas que servían para alimentar a sus perros. Además, hallaron tarjetas teléfonicas y otros objetos personales pertenecientes a personas desaparecidas.



El caso estuvo envuelto de polémica, ya que Yongming fue puesto en libertad en 1997, tras 18 años de condena por homicidio. El asesino estuvo encarcelado desde 1979, con una condena a muerte, que posteriormente fue conmutada por cadena perpetua que tampoco cumplió. Tras su puesta en libertad, le fue otorgada unos acres de tierra en el pueblo donde residía y un salario de subsistencia. Después sembró de terror la provincia, asesinando a numerosas personas que caminaban solas por las carreteras de Yunnan, a las cuales estrangulaba con un cinturón. Se calcula que pudo haber asesinado a una veintena de personas, la mayoría hombres jóvenes y niños, aunque solamente se pudieron probar 11 muertes.

Zhang Yongming, de 56 años de edad, nunca mostró arrepentimiento por los crímenes cometidos. Fue sentenciado a muerte y ejecutado el 10 de enero de 2013. Numerosos cargos policiales fueron destituidos por la pasividad y negligencia en el caso.



martes, 18 de abril de 2017

BULELANI MABHAYI, EL MONSTRUO DE THOLENI

No es de extrañar que el poblado sudafricano de Tholeni sea conocido como “pueblo de la muerte” por el elevado número de crímenes que se cometen en el lugar, y por ende tampoco es raro que de allí surgiera uno de los mayores asesinos seriales de la historia del país más meridional del continente africano.

El criminal abordaba a sus víctimas –todas mujeres y niños- en sus propias casas, y siempre asegurándose de que vivían solas, sin hombres que habitaran en ellas. Para matarlas usaba machetes o hachas. Después de los asesinatos de Sinazo Mbeki y sus dos nietos en 2010, los investigadores comenzaron a relacionar los crímenes con otros cometidos anteriormente en Tholeni, por lo que ya no eran casos aislados, sino que ahora buscaban a un asesino en serie. Durante una redada detuvieron a varios sospechos, entre ellos se encontraba Mabhayi, pero no obtuvieron pruebas concluyentes y lejos de asustar al criminal, éste siguió matando en el mismo poblado como si nada.


Bulelani Mabhayi, de 38 años fue arrestado tan sólo seis horas después de cometer su último asesinato, el 11 de agosto de 2012. El asesino se dejó un zapato en el lugar del crimen, lo que llevó a su detención. La policía se abalanzó sobre él mientras dormía una siesta en su domicilio, situado en el mismo pueblo donde sembró el terror durante cinco años, cometiendo 20 asesinatos y 16 violaciones.

El 27 de agosto de 2013 fue condenado a varias cadenas perpetuas, después de declararse culpable de 20 asesinatos y 16 violaciones, admitiendo el reo ser el responsable de todos y cada uno de los crímenes cometidos.



martes, 28 de febrero de 2017

MASACRES ESTUDIANTILES (XII): ATAQUE AL INSTITUTO SAN PIO X

No se había recuperado aun la sociedad canadiense del ataque a la escuela de Brampton en mayo de 1975, cuando el 27 de octubre de ese mismo año, otro estudiante, esta vez en la capital del país, Ottawa, atacó su propio instituto.

Robert Poulin, un estudiante de 18 años de edad, era un chico aparentemente normal. Provenía de una familia de clase media, de padre militar y madre enfermera. Tenía tres hermanas, dos más mayores y otra más pequeña que él. El chico tuvo varios trabajos en los que se le recuerda como un buen empleado y sacaba buenas notas en el instituto. En el ámbito social Robert tenía su grupo de amigos. En definitiva era un chico aparentemente normal, aunque había algo que le frustraba: no tenía suerte con las chicas. Estaba acomplejado por una anomalía en el pecho y es que padecía de ‘tórax en quilla’ o dicho vulgarmente “pecho de paloma”, además de tener un defecto en la visión (usaba gafas de “culo de botella”).

Su meta profesional era llegar a ser piloto de combate, como su padre. Se alistó en la milicia Cameron Highlanders pero más tarde fue rechazado en su intento por ingresar en la escuela de oficiales, principalmente por su inmadurez. Debido a ello, Poulin entró en un profundo estado de depresión, sacando a la luz su lado más oscuro.

A las 14:30 horas, del 27 de octubre de 1975, Robert Poulin entró en el instituto donde estudiaba, San Pío X. De una patada abrió la puerta de una aula y comenzó a disparar con una escopeta de cañones recortados. Después de cargar cuatro veces y disparar otras tres contra sus compañeros, el último tiro de gracia se lo reservo para sí mismo, en el pasillo, sobre su cabeza. Cinco estudiantes fueron heridos y uno no sobrevivió, además del propio Poulin.

Antes del tiroteo, Poulin secuestró a una amiga suya, Kim Rabot, a la que ató a su cama, agrediéndola sexualmente para luego matarla a puñaladas.
Posteriormente, la policía en un registro efectuado en su habitación pudo comprobar que estaba obsesionado con el sexo y la pornografía. Encontraron un total de 250 revistas y libros pornográficos, cuatro juegos de esposas, una caja repleta de ropa de mujer, una muñeca hinchable, un vibrador, y una lista con los nombres de 18 chicas. Aunque no habían prueblas concluyentes, varias de esas niñas habían recibido llamadas telefónicas obscenas que se detuvieron después del suicidio de Poulin. También hubieron denuncias sobre agresiones e intentos de violación en un bloque de pisos, por parte de un joven que ocultaba su rostro con un pasamontañas, cuya descripción física correspondía con la de Poulin.

Un diario personal de Robert también fue encontrado, en el que se podía leer los deseos del joven por violar a alguna chica, y que cuando lo hiciera cubriría su cabeza con un pasamontañas, además de sus tendencias suicidas, ya que veía la muerte como algo positivo, que calificó de “verdadera felicidad” y en la que deseaba además que asaltaran su propia casa y la quemaran porque deseaba que su familia sufriera.










lunes, 30 de enero de 2017

EL ASESINO DE GUARNE

Jaime Martínez Betancurt, de 44 años de edad, fue condenado el 20 de enero de 2017 a 42 años de prisión por haber asesinado a cuatro personas, entre ellas su esposa, Natalia García Gil, y los hijos de ésta, de ocho y cinco años, respectivamente, además de otra mujer, María Gladis Arango, que podría ser su amante.
Foto: Fiscalía de Colombia
La detención del asesino se produjo en junio de 2016, tras la denuncia por parte de los familiares de la desaparecida María Gladis. Tras las pesquisas de la policía por la zona de Guarne -donde residía la mujer-, dieron con un testigo que la vio con un agricultor del lugar. Tras contactar con el hombre, éste confirmó a la policía que había se había encontrado con ella pero que se fue y no la había vuelto a ver. Pero el rastreo de la tarjeta ‘sim’ del teléfono móvil de la desaparecida lo ubicaron en el domicilio del agricultor. Al personarse nuevamente los investigadores en la finca donde trabajaba, el hombre confesó los cuatro asesinatos, que se encontraban enterrados en una fosa. Al parecer, las víctimas fueron ahorcadas con una cuerda de nylon. El asesino, Jaime Martínez, declaró haber sido el autor de otros 16 asesinatos, aunque a día de hoy no se han encontrado otras víctimas que se le puedan atribuir a Martínez Betancurt, aunque sí se hallaron numerosas prendas de ropa de mujer, varios teléfonos móviles y otras tantas tarjetas ‘sim’.

En poder del asesino se encontraron varias joyas, objetos personales y los teléfonos móviles de las dos mujeres asesinadas, que utilizó para advertir a sus familiares de que éstas estaban bien, una vez ya les había dado muerte, y así tratar de ocultar los asesinatos.




Fuentes:


viernes, 13 de enero de 2017

MIJAIL POPKOV: EL DEPREDADOR DE SIBERIA

Desde noviembre de 1994 hasta el año 2000 se cometieron 29 asesinatos brutales sobre mujeres en la región siberiana de Irkutsk. Sus cuerpos aparecieron en diversas zonas boscosas en las proximidades de la ciudad rusa de Argansk. La investigación policial que llevó varios años, determinó que fue obra de un mismo autor, a pesar de la multitud de instrumentos utilizados para finar a las víctimas, el ‘modus operandi’ era muy similar: las mujeres fueron obligadas a desnudarse, para luego ser violadas y asesinadas. A golpe de hacha, acuchilladas, mediante punzón, destornillador, una estrangulada con soga, y otras con la mezcla de varias herramientas.

La mayoría de víctimas eran mujeres jóvenes, entre el rango de 19 a 28 años. Una tenía 15 años y otras cuatro de entre 35 a 40. Eran de estatura media (155-170 cm) y propensas a tener sobrepeso. Todas se encontraban ebrias en el momento de la muerte, menos una, la única que no fue violada. Una de ellas fue quemada después de muerta.

Pese a todo no se encontró a ningún sospechoso y el caso se cerró en 2001. El caso se reabrió un año después, y tras una lenta investigación que llevó diez años más, se tomó muestras de ADN a más de 3500 sospechosos. La ardua labor llevó a la detención en junio de 2012 del autor, al que se le acusó en su momento de tres violaciones y asesinatos.


El policía asesino

Mijail Popkov, nacido en 1964 era un oficial de policía retirado en el momento de su detención. Confesó ser el autor de los asesinatos. Según su misma declaración, se valía de su condición de policía y mediante un coche patrulla se ofrecía para llevar a las mujeres a su destino. Además añadió que las había seleccionado previamente porque quería limpiar las calles de prostitutas. Después las agredía sexualmente y las asesinaba.

El 31 de octubre de 2013, fue acusado de 22 asesinatos y dos intentos de asesinato. El 14 de enero de 2015, el Tribunal Regional de Irkutsk condenó a Popkov a cadena perpetua, aunque el asesino declaró haber matado a una docena de mujeres más.

En su momento, los investigadores no creían en la afirmación de Popkov, más bien lo atribuían a la egolatría y el afán de notoriedad que caracterizan a los psicópatas pero el hallazgo de nuevas víctimas, incrementó el total de mujeres asesinadas por este depredador siberiano a 47.

Por ello, la investigación a día de hoy no ha cesado dos años después, tras una nueva confesión de Popkov en la que admite haber dado muerte a un total de 81 mujeres. Por el momento la policía le atribuye 12 asesinatos más. De ser así se convertiría en el asesino en serie más prolífico de Rusia con 59 muertes a sus espaldas y uno de los mayores del mundo, a la espera de que el número total de víctimas pueda ser aun mayor.




Fuentes:



jueves, 22 de diciembre de 2016

STONEMAN: LOS CRÍMENES DE LA PIEDRA

En 1985 y durante dos años, se sucedieron una serie de crímenes en la ciudad india de Bombay relacionados entre sí. Tenían en común el ‘modus operandi’ y el tipo de víctimas: todas eran personas sin hogar que fueron asesinadas aplastando sus cráneos por una piedra de considerables dimensiones.

La primera víctima fue sorprendida mientras dormía en el barrio de Sion, donde su cabeza fue aplastada por una piedra de unos 30 kg., que fue encontrada ensangrentada a pocos metros.  Así, fueron asesinadas hasta seis personas antes de que la policía encontrara un patrón común en todos los crímenes pero sin pista alguna para atrapar a algún sospechoso. Un camarero sin hogar sobrevivió a un ataque brutal mientras dormía en una calle de Sion, lo que albergó esperanzas de que tras la declaración de lo sucedido pudiera dar información valiosa para tratar de atrapar al asesino, pero no, el hombre no pudo ver a su agresor dado que la zona no estaba bien iluminada.


A mediados de 1988, los asesinatos se detuvieron y la policía no pudo encontrar a ninguna persona relacionada con los asesinatos.

Los asesinatos de Calcuta

En junio de 1989 apareció una persona asesinada en las mismas circunstancias que los crímenes sucedidos en Bombay. Durante los seis siguientes meses de ese año morirían doce personas más. Todas eran personas sin hogar que sufrieron el mismo ataque: una gran piedra en unos casos o losa de hormigón, en otros, fueron arrojadas sobre sus cabezas mientras dormían al raso. Como es lógico, se relacionó con los crímenes ocurridos en Bombay.

La policía de Calculta, a diferencia de la de Bombay, pudo detener a varios sospechosos, aunque todos fueron puestos en libertad por falta de pruebas. A día de hoy los crímenes siguen sin resolverse.



domingo, 27 de noviembre de 2016

STEPHEN PORT: EL ASESINO DE GRINDR

Stephen Port, de 40 años y residente en el área londinense de Barking, fue condenado a cadena perpetua el 25 de noviembre de 2016. Acusado de matar a cuatro veinteañeros en un lapso de tiempo entre el primer y el último crimen de 15 meses –fueron descubiertos entre junio de 2014 y septiembre de 2015-. Los cuerpos presentaban restos de la sustancia tóxica GHB o éxtasis líquido. 

Stephen contactó con sus víctimas a través de 'Grindr', una red social de contactos para homosexuales. Tras quedar con ellos en su casa, les drogó con GHB, que actúa como depresor del sistema nervioso central y al ser inodoro e incoloro, lo habría hecho sin ellos saberlo. Luego les asesinó,  abandonando sus cuerpos en diferentes lugares.
Stephen Port
La primera víctima corresponde a Anthony Patrick Walgate, de 23 años y natural de Barnet. Su cuerpo fue encontrado en la calle Cooke el 19 de junio de 2014. La familia del joven alertó a Scotland Yard de que su muerte podría haber sido provocada.

El 20 de agosto de 2014 se encontró el cadáver de Gabriel Kovari, de 22 años en el cementerio de la Iglesia de Santa Margarita. El chico era natural de Deptford. Según fuentes de la investigación el muchacho habría tomado GHB en una orgía y murió.

Conocidos de Daniel Whitworth, de 21 años hallaron su cuerpo, al igual que Kovari en el cementerio de la Iglesia de Santa Margarita. Una nota de confesión en la que el posible autor se arrepentía por la muerte de Kovari, se halló junto al cuerpo.

El 14 de septiembre de 2015, Jack Taylor, de 25 años y natural de Dagenham, fue hallado muerto junto a la Abadía de Barking, cerca de la calle del Norte. La última vez que se le vio fue hablando con un hombre en la estación de Barking a las 2 de la madrugada del día anterior. Con el descubrimiento de este cuerpo la policía metropolitana de Londres relacionó las cuatro muertes y su vinculación con el presunto asesino, al que al final detuvieron en su vivienda, en octubre de 2015.

Un hombre controvertido

Vecinos de Stephen Port no tienen una opinión muy buena de él. A menudo se escuchaban gritos que salían desde su domicilio y era frecuente verle por la calle fumando hierba, con aspecto descuidado. También decían de él que es reservado y solitario.

El sospechoso había sido chapero durante unos años. Algunos clientes, en cambio le recuerdan como un tipo amigable, amable, simpático, tímido, brillante e interesante, aunque otros siete fueron también drogados y violados y pudieron sobrevivir.

La carrera criminal de este psicópata podría ser mayor por la que se le ha juzgado, ya que la policía investiga la muerte de otros 58 hombres homosexuales, fallecidos en circunstancias extrañas en el área de Londres desde el año 2011. De ser el autor de todas estas muertes, le convertirían en el mayor asesino en serie de la historia del Reino Unido.


Fuentes: http://www.dailymail.co.uk/news/article-3278793/Man-40-appear-court-charged-murdering-four-young-men-15-months-poisoning-bodies-graveyard.html

https://www.theguardian.com/uk-news/2016/nov/25/serial-killer-stephen-port-jailed-for-life